Archivos de la categoría Literatura y cultura

Falsos mitos por fin revelados


En los párrafos siguientes, te explicaremos algunas de las razones por las que ciertos falsos mitos han perdido vigencia, ya que ahora son sólo utilizados para la sátira.

Primeramente, nos gustaría abordar el tema de los mitos de la luna. Si eres lector de las historias de terror sabrás que este satélite natural afecta gravemente a los que sufren de licantropía, es decir, humanos que han sido mordidos por un lobo y que por consiguiente se transforman en una bestia terrorífica cada vez que hay Luna Llena.

Del mismo modo, una parte de la población aseguraba que durante esta fase lunar aumentaban los escenarios violentos en las grandes urbes. En otras palabras, según esta teoría, cada vez que hay luna llena, se incrementa el índice de robos o asesinatos.

Sin embargo, los científicos han demostrado que si bien hay un aumento en las propiedades magnéticas que ejerce la luna sobre la tierra en esos días, esto para nada afecta el comportamiento de los seres vivos.

Otro mito falso es el que tiene que ver con la alimentación, concretamente con el abuso de las sustancias dulces. Hasta hace muy poco tiempo se pensaba que la ingesta desmedida de caramelos provocaba hiperactividad en los niños.

No obstante, estudios recientes nos han permitido saber que esto no es del todo correcto. Lógicamente con una mayor ingesta de azúcares, hay mayor energía por lo que los niños tienen mayor movilidad o disposición a realizar actividades que demanden un mayor esfuerzo físico.

Aunque eso no quiere decir que el azúcar modifique la forma de ser de los infantes. Lo que sí se debe tener es precaución de que ninguna persona consuma demasiado azúcar, ya que eso puede desencadenar en otro tipo de problemas como el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y hasta en algunos casos la hipertensión.

Por ello, te aconsejamos que no te alejes de los dulces, pero que los consumas con moderación.

¿Cómo podemos saber que estamos ante una leyenda corta?


Las leyendas cortas pueden distinguirse de otros escritos similares, si se les analiza con calma y sobre todo si se pone suficiente atención en los detalles. En el supuesto de que sea un texto de terror, lo primero que debemos identificar es el tipo de atmósfera que se nos presenta.

“En una noche de luna llena, las calles estaban completamente vacías, ya que la gente tenía miedo de encontrarse de frente con Jack el Destripador….”

Hablando de esto, hay muchos casos de asesinos en serie que no solamente se han convertido en leyendas de terror noveladas, sino que han sido transferidas a otros medios de comunicación como la radio, la televisión, el cine y hasta el Internet, pues no olvidemos que ahora vivimos en una era digital en la que la información sobre cualquier tema debe estar disponible las 24 horas del día.

Por otro lado, para las leyendas cortas aterradoras o de cualquier otra clase, existe una muy simple clasificación, de acuerdo a los elementos que aparecen en dichos relatos.

Primeramente tenemos a las leyendas de estilo etiológico, o sea, aquellas que se refieren a la formación de elementos originados de manera natural. Por ejemplo, la creación del golfo de México o de las montañas del Himalaya.

En un segundo conjunto encontramos a las leyendas cuyo punto de partida es una perspectiva religiosa. Supongamos que un hombre desea ser inmortal y hace un pacto con el diablo para permanecer en la tierra al menos por 500 años, sin que en ese periodo su cuerpo sufra ningún tipo de deterioro físico.

Por supuesto sabemos que el demonio hará hasta lo imposible para reclamar esa alma antes del plazo estipulado, aunque eso ya es otro tema.

Finalmente se encuentran las leyendas cortas que pertenecen al ámbito escatológico, es decir, todo aquello que tiene que ver con las personas o seres que hayan fallecido, pero que a su vez retornen a la tierra ya sea para concluir asuntos pendientes o bien para atormentar a alguien en particular.

Cuento corto mexicano La gotita de agua

Cuento corto mexicano La gotita de agua

Había una vez una gotita de agua que vivía con sus amigas en una fuente. Se la pasaba muy bien sobre todo en el verano, pues la gente pasaba por ahí y ella podía observar como todos estaban muy contentos.

A pesar de ello, el departamento de aguas de la ciudad, tomó la decisión de inhabilitar esa fuente, dado que dicha área iba ser remodelada. Gradualmente sus amistades fueron desapareciendo a causa de los intensos rayos del sol que golpeaban sobre el fondo de la estructura.

La gotita se aferraba a la vida tratando de buscar la sombra. Sin embargo, como su hogar se encontraba en una zona calurosa, era muy difícil mantenerse a salvo. Una calurosa tarde se acercó al fondo de la fuente y sin fuerzas se desmayó.

Posteriormente empezó a sentir como se desintegrada rápidamente volviéndose vapor. Cuando eso sucedió, pensó que el final había llegado. No obstante, después de unos minutos, se dio cuenta de que ahora ya no era una gotita de agua, sino que formaba parte de una de las nubes.

Se alegró muchísimo, pues a su lado encontró no solamente a sus amigas de la fuente, sino también algunos de sus familiares.

– ¡Es fabuloso ser una nube! La vista es estupenda desde aquí arriba. Dijo en voz alta.

– Eso no es lo mejor de todo. Le respondió una de sus conocidas. Cuando se nubla el cielo, nos volvemos a convertir en agua y podemos caer de nuevo en la fuente. Además, siendo nubes el viento nos transporta cual si fuéramos un trozo de algodón, con lo que podemos viajar a cualquier parte.

Lo que intentamos exponer este cuento corto mexicano es que la muerte no debe entenderse como el fin de la vida, sino un cambio de estado físico, tal y como le sucedió a la gotita de agua.

Cuentos de terror el lago congelado

Cuentos de terror el lago congelado

Julián salió a pasear acompañado por su novia. A él le gustaba jugarle bromas pesadas a su prometida. Desde hacía un par de días, en esa localidad había caído una gran tormenta de nieve.

Aprovechando que el lago que estaba junto al parque central se había congelado de nuevo, el joven corrió hacia el centro de este y se desplomó.

– Ven cariño, ayúdame a salir de aquí. Está muy resbaladizo y no puedo caminar.

La muchacha en vez de aproximarse para auxiliarlo, le gritó muy enfadada:

– Estoy segura que tu planeaste esto. Ya me tienes cansada con tus bromas, mejor me voy a casa. No me busques más.

El muchacho comenzó a reír como si estuviera poseído. Tanto fue el alboroto que creó con sus carcajadas que sin darse cuenta comenzó a golpear fuertemente la delgada superficie de hielo, haciendo que se formara una grieta.

En pocos segundos, los crujidos hicieron que Julián vociferar a alarmado:

– Socorro, esto no es ninguna broma, Dalia necesito que te acerques, si no lo haces no saldré vivo de ésta.

La chica se limitó a mirarlo con desdén y dando media vuelta se fue con dirección hacia su domicilio.

Mientras tanto Julián vio como el lago congelado se seguía resquebrajando. Pronto cayó al agua y la temperatura del líquido helado recorrió su cuerpo en un santiamén. Tal y como lo narran varios cuentos de terror, la expresión facial del muchacho era tan horrible que intimida haría al más valiente.

El corazón se le fue deteniendo al tiempo que su respiración iba menguando. A los pocos días, las personas se asustaron al ver como un cuerpo sin vida había quedado atrapado entre el hielo del río congelado.

La moraleja de esta historia es: Jamás a las bromas pesadas, pues la gente dejará de confiar en ti.

Mas del Autor en:  https://leyendadeterror.com/cuentos-de-terror/

Leyenda de las rayas de la cebra

El reino animal esconde mitos y leyendas sobre el origen de sus especies. El día de hoy, nos vamos a enfocar en relatar la verdadera historia sobre cómo las cebras consiguieron esas líneas en su piel.

Sucede que una joven cebra dudaba en asistir a una reunión en donde aparecería el mismísimo rey de la selva, acompañado de esa larga melena que imponía respeto con tan solo observarlo de reojo.


leyenda de la cebra

– Es mejor que no vaya. Gran parte de las fiestas a las que he ido, los demás me confunden con un burro, sólo que albino.

Para aquellos que no lo sepan, en el espacio histórico en el que transcurre este relato, las cebras eran tan blancas como la leche. Es decir, no poseían ninguna marca distintiva. Es por ello que con relativa frecuencia, los otros animales las confundían con burros o inclusive hasta con caballos pequeños.

– Ya sé, me disfrazaré de un felino grande y así me respetarán. Pensó la cebra.

Su primera opción (en la que terminó siendo la definitiva) fue copiarle el patrón de las franjas al tigre, ya que a ella siempre le había llamado la atención la forma en que estos animales se mimetizan con las plantas a fin de poder cazar a sus presas sin ser detectados.

Tomó una gruesa vara de madera y se encaminó hasta un charco de lodo. Mojando un extremo de la herramienta, comenzó a decorar su cuerpo con sumo cuidado procurando que las rayas fueran hechas de la manera más prolija posible.

Cuando terminó, se puso al sol para qué “el maquillaje” permaneciera en su sitio. Sin embargo, ese día llovió y todo el esfuerzo fue en vano. Así continuó haciendo varias pruebas hasta que se dio cuenta que si repintaba las rayas varias veces, el agua simplemente se resbalaba, dejando la pintura en su lugar.

Al fin llegó el día de la reunión y uno a uno los integrantes de aquella selva fueron mostrando sus imitaciones a la entrada. Los primeros en llegar fueron los elefantes, seguidos muy de cerca de panteras, orangutanes y aves multicolores.

De pronto, las miradas de los asistentes se desviaron a la puerta principal, pues vieron como entraba alguien que no conocían.

– ¿Quién es esa? Preguntaban entre murmullos.

Un mico se acercó a la cebra y le preguntó su nombre. Al escuchar su voz, la reconoció enseguida y les dijo a los demás concurrentes de quien se trataba. Asombrado, el León bajó de su trono y fue a felicitarla por su “vestido tan original”.

La noche transcurrió entre risas y alegría. Luego ya de madrugada, la cebra se fue a su casa a descansar. Por la mañana, se sumergió en un lago para lavarse, más las rayas siguieron ahí.

Espantada fue a buscar a doña Flor, una tortuga gigante a quien todo mundo conocía como la “Sabia”.

“La madre naturaleza me dijo en un sueño lo que hiciste. Y ella lo que no quiere es que vuelvas a ser discriminada como en el pasado. Por eso, tú y tus futuros hijos conservarán esas líneas negras que tanto gozo te causaron ayer”.

Y de esa forma fue, como las cebras consiguieron sus rayas.

Mito de terror la mujer del lago

Para todos los lectores de este milenio, las temáticas más buscadas son las de ciencia ficción y las de mitos de terror, quizás para salir un poco de la monótona realidad que nos aqueja o simplemente como a mí, que nos apasiona escuchar historias del futuro o leyendas de terror, a sabiendas que algunas de ellas son irreales, nos permiten a la mente fantasear y descubrir que tenemos la capacidad de imaginar, es lo que hacen los cuentos nos permiten echar a andar la imaginación que con tanta tecnología, la vamos perdiendo poco a poco.

De ahí que les comparto este escalofriante mito de terror que lleva por nombre: la mujer del lago

Se habían puesto de acuerdo, eran las vacaciones perfectas 3 familias completas con sus respectivos animales, pasarían los mejores momentos de sus vidas, eran más de 15 personas entre los padres de familia y todos los hijos que llenarían la cabaña, que recientemente habían encontrado por la red, era un lugar mágico, que colindaba con un gran lago, el cual sería perfecto para que todos los hijos se mantuvieran entretenidos en el transcurso de los días que estarían ahí.

Llegaron al lugar, y era espectacular, la vista daba a una gran montaña, que en parte era la que abastecía al lago y la cabaña tenía más de 5 recamaras, lo que les daría espacio y privacidad a cada una de las 3 familias que se hospedarían ahí.

Pero desde que llegaron, los 2 perros de una de las familias, no dejaban de aullar y de ladrar al lago, esto no era habitual en ellos, mas no le dieron importancia, así paso el primer día que llegaron, haciendo un asado y tomando unas cervezas, pasaron un día espectacular, al amanecer, todos y cada uno de los adolescentes miembros de las familias se despertaron para ir al agua, cosa que hicieron, pero sin sus papas que un día antes se habían desvelado.

Todo perfecto, hasta que a una de las chicas, la hundieron y alcanzo a salir, conto que algo la tomo del tobillo y la empezó a hundir, nadie le creyó nada, y ella mejor se salió, pero al cabo de unas horas, a otro chico, le tomaron de los dos tobillos, para esto uno de los padres, se lanzó y ya unos metros dentro del lago, vio claramente a una mujer, que se llevaba a su hijo, al cual pudo salvar, y ordeno a todos salir del agua.

Contando a todos lo que había visto, de repente, vieron salir a la mujer y caminar por el agua rumbo a ellos, pero los canes se lo impidieron, sin decir nada, tomaron lo que pudieron y se retiraron del lugar, no sin antes reclamar a los dueños del lugar, dicha acción, a lo que los renteros se vieron obligados a regresar el dinero y dar credibilidad al mito que ya se escuchaba, de la mujer del lago.