Falsos mitos por fin revelados


En los párrafos siguientes, te explicaremos algunas de las razones por las que ciertos falsos mitos han perdido vigencia, ya que ahora son sólo utilizados para la sátira.

Primeramente, nos gustaría abordar el tema de los mitos de la luna. Si eres lector de las historias de terror sabrás que este satélite natural afecta gravemente a los que sufren de licantropía, es decir, humanos que han sido mordidos por un lobo y que por consiguiente se transforman en una bestia terrorífica cada vez que hay Luna Llena.

Del mismo modo, una parte de la población aseguraba que durante esta fase lunar aumentaban los escenarios violentos en las grandes urbes. En otras palabras, según esta teoría, cada vez que hay luna llena, se incrementa el índice de robos o asesinatos.

Sin embargo, los científicos han demostrado que si bien hay un aumento en las propiedades magnéticas que ejerce la luna sobre la tierra en esos días, esto para nada afecta el comportamiento de los seres vivos.

Otro mito falso es el que tiene que ver con la alimentación, concretamente con el abuso de las sustancias dulces. Hasta hace muy poco tiempo se pensaba que la ingesta desmedida de caramelos provocaba hiperactividad en los niños.

No obstante, estudios recientes nos han permitido saber que esto no es del todo correcto. Lógicamente con una mayor ingesta de azúcares, hay mayor energía por lo que los niños tienen mayor movilidad o disposición a realizar actividades que demanden un mayor esfuerzo físico.

Aunque eso no quiere decir que el azúcar modifique la forma de ser de los infantes. Lo que sí se debe tener es precaución de que ninguna persona consuma demasiado azúcar, ya que eso puede desencadenar en otro tipo de problemas como el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y hasta en algunos casos la hipertensión.

Por ello, te aconsejamos que no te alejes de los dulces, pero que los consumas con moderación.