La primera vez que sales en una obra de teatro

La primera vez que sales en una obra de teatro

Se dice que tanto los actores experimentados como los que salen por primera vez a escena sienten “mariposas en el estómago”, es decir, temor a decir sus parlamentos de manera errónea.

Sin embargo, gente que ha trabajado por muchísimo tiempo en obras de teatro dice que para tener autocontrol, el primer paso es mantener la calma. Dicho de otra manera, no importa el ruido que escuches tras bastidores, concéntrate en lo que debes hacer.

El tener una respiración acompasada te ayudará a relajarte y a estar más enfocado, para que así puedas poner atención en las líneas que están pronunciando tus compañeros. Siempre habrá alguien del público que te critique, eso es normal, pues a fin de cuentas esa persona ha pagado por asistir a un espectáculo cultural y puede que a final de cuentas el tema central de la puesta en escena no sea de su total agrado.

Sin embargo, aprende a distinguir cuáles de esas críticas te pueden servir para que no se vuelvan a repetir y corregir ciertos errores en el futuro.

Ya en otro artículo hemos tocado el tema de que las obras de teatro cortas son una actividad que demanda un gran esfuerzo físico en la mayoría de los casos. Por ello, jamás debes olvidar tomar un vaso de agua antes de que comience la función.

Desde luego, el líquido que bebas es recomendable que se mantenga a temperatura ambiente, pues si está frío, puede dañar tus cuerdas vocales o inclusive te puede provocar una enfermedad de garganta.

También es importante que vocalices al menos 15 minutos antes de intervenir en la obra, pues así lograrás que tu voz se escuche correctamente. Recuerda que en los escenarios teatrales no hay micrófonos, es decir, el sonido que profieren los actores desde la tarima se escucha en todo el foro gracias a la acústica que hay en el lugar.